DENTISTA DE TIBURONES

 

 

Clínica Dental Proa y sus dentistas le informan que, a partir de ahora habrá que incluir la de dentista entre las profesiones peligrosas de verdad, una vez conocida la historia de Cristina Zenato, una italiana enamorada de Bahamas que unió su pasión por el buceo con la de ayudar a los tiburones que se ven afectados por artilugios de los utilizados en la pesca, como sedales, redes y anzuelos, que se quedan enganchados en sus bocas. Cristina se sumerge en las aguas bahameñas para extraer todo tipo de cuerpos extraños que impiden hacer vida normal a los escualos. Dice la dentista que estos animalitos no son monstruos y de los más seguros para estar con ellos en estado salvaje, que se dejan acariciar como si fueran perritos.

Comments are closed.